HUELGA GENERAL EL 29 DE SEPTIEMBRE… hasta enterrarlos en el mar

Tarde y torpemente se han dado cuenta las direcciones sindicales de la parálisis a la que les han llevado años y años de negociación y pactos con una patronal y un Estado que no son sino el mismo perro con distinto collar. Una parálisis que afecta a todas y cada una de las personas que se ganan el pan con el sudor de su frente convertido  en salario, áquel que hoy parece ser el origen de todo mal, de toda crisis, lejos quedan ya las manidas subprime o cualquier análisis que no señale al salario como el nudo gordiano de la recesión. Cuando los poderosos pierden, nos abaratan el despido y nos reducen el salario, cuando ganan, sólo nos lo moderan: ¡bienvenidos al circo del neoliberalismo donde gane quien gane, siempre podremos acertar quien va a perder: nosotros, los trabajadores; nosotras, las trabajadoras!

La huelga del 29 de septiembre llega tarde y mal… pero llega. Será la primera huelga convocada a nivel europeo. Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Grecia, … parecen sumarse al carro del NO a la sangría de derechos y conquistas sociales y laborales que está arrasando Europa. Aquel fantasma que la recorría más de un siglo ha, no parece sino un eco lejano de cuando nos creíamos capaces. Ahora son otros fantasmas las que como peste medieval cabalgan de sur a norte llevándose consigo, no ya los logros de 1917, sino el contrato de 1789. Pese a la claudicación y la venta por módulos, aún hoy es preciso recordar que el peor sindicato para las y los de abajo es el que no existe.

Con el campo de batalla lleno de nuestros cadáveres -aquéllos que sabían que estábamos en guerra- y con el retroceso claro de nuestras trincheras, a veces me pregunto: ¿será éste el potro de patas blancas con el que nos volvamos a sentir capaces de hundirlos en el abismo del océano?

A galopar

PUEBLOS DE EUROPA, LEVANTÁOS

LA SOCIALDEMOCRACIA EN EL FILO DE LA NAVAJA: LA INMIGRACIÓN

rosamarchitaEl 17 de septiembre se aprobó la reforma de la ley de extranjería con los votos del PSOE, CiU y CC.

El PSOE lo tiene complicado. Ante una crisis que pulveriza los contadores de parados, las tibias políticas sociales del gobierno que menor gasto social per capita tiene de la Europa de los 15 (países con rentas parecidas a las nuestras) no son más que un vacuo intento de echar tierra de por medio entre ellos y la cada vez más derecha del PP. Como ya hicieron los gobiernos fascistas en su momento (alemán, italiano y español), el Gobierno Zapatero culpa a los inmigrantes de la crisis y endurece las políticas de inmigración. En breve, respecto a inmigración, ésta es la opción que ofrece la progresía nacida de la transición modélica que, no por casualidad, ha dado lugar al estado menos social de los que hoy componen la comisión europea:

1-      Aumento de 40 a 60, de los días de retención en un CIE. Los CIEs (Centros de internamiento para exgtranjeros) se crean en 1985 y su finalidad es la de retener a las personas que se encuentran en situación irregular hasta su expulsión o repatriación. Aunque no son centros penitenciarios, poseen un régimen similar al carcelario, con la excepción de que quien se encuentra en su interior no ha cometido delito alguno, sino una falta administrativa (estar en situación irregular). Efectivamente, aunque muchas veces se han comparado con centros penitenciarios, lo cierto es que poseen más características en común con los limbos jurídicos tipo Guantánamo: 1) en el CIE no existe un régimen interno, 2) los retenidos no poseen protección judicial alguna, ya que son los propios “carceleros”, es decir la Dirección General de Policía, quienes monitorizan sus derechos, 3) Nadie, salvo la policía y los internos puede acceder al interior de un CIE, 4) el tratamiento es carcelario: vigilancia, revisión de los efectos personales, etc. 5) régimen estricto de visitas bajo la presencia física de un policía. El 29 de mayo de 2008 Zapatero decía tajantemente “Guantánamo no debe existir” . Pero claro, se refería a otro mucho más famoso. Nuestros Guantánamos, no sólo deben existir, sino que deben retener durante más tiempo a los inmigrantes.

2-      Para el reagrupamiento familiar se necesitaran 5 años de residencia en lugar del año existente hasta ahora. “Y sin política de conciliación, sin una política de conciliación decidida y eficaz, no es posible la igualdad en la familia. Sin política de conciliación las mujeres siempre salen perdiendo. Esta es la verdad y debemos reconocerlo los primeros, los hombres” Estas eran las palabras de nuestro querido presidente en la Conferencia de las Familas el 20 de enero de 2008. Y efectivamente la nueva reforma de la ley de extranjería ofrece realmente una nueva manera de solucionar el problema de la conciliación entre vida familiar y laboral, ya que si no hay familia, no hay nada que conciliar. Y es que si hay que hacer la cuadratura del círculo, lo mejor es borrar el círculo con una buena goma y dibujar sobre él un cuadrado.

3-      2 días después de aprobar esta aberrante ley, el presidente pronunció la siguientes palabras: “Sí, así afrontamos nosotros los momentos más difíciles … con un fuerte apuesta por la solidaridad … porque sabemos que, aún en un momento de recesión económica grave, la crisis no afecta por igual a unos que a otros. Hay algunos … que les afecta de una manera muy directa, muy grave y muy seria. Esos son a los que han de volcarse nuestras políticas y nuestras preocupaciones. Y cumplimos con ese compromiso de ser el partido que garantiza la cohesión social, la solidaridad y la estabilidad social en nuestro país.” Cabe recordar que la ley sube las multas a los inmigrantes en situación irregular de un máximo de 60.000 a un máximo de 100.000. Parece, por tanto, que el presidente no considera a los inmigrantes ilegales como sectores a cohesionar socialmente. Son ciudadanos sin derecho a ciudadanía, tal y como ocurría en las polis griegas con los esclavos. Y para hacer gala de la solidaridad y la estabilidad social, además ofrece la novedad de multar con hasta 10.000 euros a aquellas personas que ayuden o acojan a un inmigrante ilegal.

4-      No se reconoce el acceso a la educación no obligatoria. Es decir, que los inmigrantes que no tengan la residencia, no tendrán acceso ni al bachillerato ni a los ciclos superiores de FP ni a la universidad. Una excelente oportunidad para hacer de los ghettos sociales fábricas inagotables de trabajo no cualificado.

Una vez más, la retórica progresista del PSOE no pasa el examen de los hechos.

En un momento en que la inmigración es el caballo de batalla de la extrema derecha, el Gobierno pone sobre la mesa un endurecimiento de la política de inmigración que refuerza las tesis conservadoras de que la escasez de trabajo es debida a la competencia  entre trabajadores nativos y extranjeros. Mientras los inmigrantes sean los responsables del paro, nadie mirará a ese 468% más de Expedientes de Regulación de Empleo que las autoridades laborales  han aceptado este año respecto a 2008. Incapaz de enfrentarse a las clases que nos han llevado a la bancarrota, la socialdemocracia se ha metido en su propio callejón sin salida. Señala a los inmigrantes como los culpables de esta crisis. En Italia una reforma de extranjería similar ha sido llevada a cabo por una de las derechas más rancias de Europa (Berlusconi). El  mismo papel en el estado español ha sido reservado para los socialistas. Mientras, el sainete del partido obrero nos es representado sobre las mismas tablas en que Juan Carlos se disfraza de adalid de la libertad, Don Manuel de gran estratega de la democracia y Santi de crítico sagaz de la izquierda.

LA GRAN VICTORIA DEL PARTIDO SOCIALISTA

ZAPATERO_Y_GONZALEZEl domingo pasado el PSOE, ante más de 4 millones de parados que cobran menos subsidio y por menos tiempo debido a una reforma del gobierno González, obtuvo más de 6 millones de votos (38 %) en las elecciones al parlamento europeo. Y yo, cual iluso, me sigo sorprendiendo de la inmortalidad de la socialdemocracia.

Me gustaría hacer de éste un artículo sesudo, pero creo que va a tener más de pasión y de rabia que de detalle pormenorizado. Convengamos en poner un punto de inicio que no lo daré yo – un rojo proselitista ateo y para mal de todos los males, biólogo y del Cádiz- sino la propia OCDE (Organización de Estados Desarrollados), una organización para nada sospechosa de estar aupada por la extrema izquierda: en el último periodo de expansión económica las clases populares han perdido poder adquisitivo, mientras que las clases dominantes han obtenido beneficios record. Es más que evidente que esto no es casual. Que tiene su origen en la destrucción del llamado estado del bienestar que han dado lugar las reformas financieras, fiscales y laborales -amén de las privatizaciones- desarrolladas por los gobiernos desde los años 80 .

En todas estas contrarreformas, que nos han dejado a la mayoría de la población en la peor situación de los últimos 25 años, han tenido un papel central los sucesivos gobiernos socialistas. Así, las reformas laborales del gobierno González (92 y 94), o la del Gobierno ZP (2005), son las más duras en la historia de la era posfranquista, ya que son sin duda las que han permitido: la generalización de la precariedad laboral entre la juventud, la reducción de la prestación por desempleo que estamos sufriendo hoy ante una situación masiva de paro o el abaratamiento del despido. Reformas cuya “lógica” fue la de quitar el miedo al patrón a hacer contratos indefinidos, a contratar a jóvenes, o como dijo el mismo ministro Caldera “a despedir”. Habrá que señalar que existen otros miedos como el miedo a “quedarse sin empleo” o el de “no llegar a fin de mes”, otros miedos, los de la gente de a pié, que parecen no haberse tenido en cuenta jamás en ninguna reforma laboral. A esto hay que sumar las reformas fiscales que el PSOE ha implementado a favor de las rentas más altas, con la última novedad que ha sido la eliminación del impuesto de patrimonio, una supresión irrelevante para la mayoría de la población, pero a la que seguro que le estará muy agradecida la Duquesa de Alba. Todas estas reformas han contribuido a que las arcas estatales se sustenten progresivamente sobre las rentas más humildes, en una especie de Robin Hood a la inversa, un reparto social de la “riqueza” (pobreza) de los más humildes.

Sin duda, la derecha y los socialistas han sido dos grandes compañeros en este viaje a la aniquilación del Estado Social. Pero, precisamente la gran victoria del PSOE ha sido la de destruir las conquistas históricas de las mismas clases sobre las que se apoyaba. El PSOE sigue siendo para gran parte de las masas populares el partido de la izquierda, el que representa sus intereses frente a la derecha posfranquista. Y lo extraordinario es que esto es así a la par que los socialistas han sido imprescindibles en las contrarreformas que favorecían los intereses de las clases dominantes en detrimento de las clases populares. Esta es la cuadratura del círculo que ha sido capaz de realizar la socialdemocracia moderna. Esta es la gran victoria del Partido Socialista. Las formas por tanto, han de ser importantes para diferenciarse de la derecha: da igual cuánto destruyas siempre que lo hagas con una sonrisa en la boca. La derecha ha sido dura, cierto. Pero el papel del PSOE ha sido el de implementar las contrarreformas con las que la propia derecha se habría encontrado una oposición popular terrible. En ese sentido, los Botines, Florentinos y compañía habrán de estarles muy agradecidos a los socialistas, en tanto que han sido pieza clave en la consecución de sus intereses históricos.  La pregunta es ¿por cuánto tiempo más podrá sostener la socialdemocracia europea tal contradicción? ¿Hasta qué punto somos tontos quienes hemos sido tomados por tontos?