HUELGA GENERAL EL 29 DE SEPTIEMBRE… hasta enterrarlos en el mar

Tarde y torpemente se han dado cuenta las direcciones sindicales de la parálisis a la que les han llevado años y años de negociación y pactos con una patronal y un Estado que no son sino el mismo perro con distinto collar. Una parálisis que afecta a todas y cada una de las personas que se ganan el pan con el sudor de su frente convertido  en salario, áquel que hoy parece ser el origen de todo mal, de toda crisis, lejos quedan ya las manidas subprime o cualquier análisis que no señale al salario como el nudo gordiano de la recesión. Cuando los poderosos pierden, nos abaratan el despido y nos reducen el salario, cuando ganan, sólo nos lo moderan: ¡bienvenidos al circo del neoliberalismo donde gane quien gane, siempre podremos acertar quien va a perder: nosotros, los trabajadores; nosotras, las trabajadoras!

La huelga del 29 de septiembre llega tarde y mal… pero llega. Será la primera huelga convocada a nivel europeo. Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Grecia, … parecen sumarse al carro del NO a la sangría de derechos y conquistas sociales y laborales que está arrasando Europa. Aquel fantasma que la recorría más de un siglo ha, no parece sino un eco lejano de cuando nos creíamos capaces. Ahora son otros fantasmas las que como peste medieval cabalgan de sur a norte llevándose consigo, no ya los logros de 1917, sino el contrato de 1789. Pese a la claudicación y la venta por módulos, aún hoy es preciso recordar que el peor sindicato para las y los de abajo es el que no existe.

Con el campo de batalla lleno de nuestros cadáveres -aquéllos que sabían que estábamos en guerra- y con el retroceso claro de nuestras trincheras, a veces me pregunto: ¿será éste el potro de patas blancas con el que nos volvamos a sentir capaces de hundirlos en el abismo del océano?

A galopar

¡YA VA SIENDO HORA! Consideraciones para todos y para algunos.

3505205878_a1c4f77b58Nos dijeron que no era posible. Nos dijeron que para qué. Que el comunismo ya había fracasado con la caída del telón de acero. Que lo que tocaba era gestionar el sistema, pero gestionarlo bien. Que el estado no era la solución sino el problema. Que llegaba el momento de los tecnócratas, los buenos gestores, los que no tenían intereses ocultos porque su único fin era hacer las cosas y hacerlas bien. El pensamiento único se insertó cual chip en las cabezas de muchas gentes. Los que apostábamos por otro modelo, por otra sociedad en contraposición a ésta, éramos unos aventureros y que los experimentos mejor con gaseosa.

Así, paradójicamente, se nos negó la posibilidad de ser protagonistas de nuestras vidas al relegarnos al cautiverio de nuestros propios intereses individuales.  En nombre del Bien, el único posible, las reformas fueron envueltas por un supuesto posibilismo que realmente daba año tras año un giro de tuerca más a la enajenación de nuestro propio tiempo. El escuálido estado social se fragmentó y se nos hizo creer que lo mejor para el bien común era regalarlo a los intereses privados: los sectores más productivos de la economía estatal se privatizaron, los servicios de gestión se medio privatizaron y los sectores menos productivos están en proceso de mercantilización. También, en nombre del bien común se mermaron los derechos y las garantías laborales y sindicales, so pretexto de huir de la crisis económica de principio de los 90: la precariedad laboral y la pérdida de salario han sido los productos de las sucesivas reformas que tanto PSOE como PP han implementado en las últimas dos décadas. La victoria de Aznar en el 96 fue el acelerador definitivo para el vehículo que el propio González ya había puesto rumbo a la nada para algunos (los más) y al todo para otros (los menos). Las medidas neoliberales tenían por propósito sacarnos de la crisis y alejarnos de la misma. Esas medidas que hoy están en el corazón mismo de la actual crisis económica y hacen que ésta sea hoy más cruda para la clase trabajadora.

Mientras tanto, el comunismo ha fracasado y los experimentos con gaseosa. Y estos son los principales argumentos que hoy extienden los representantes del capital para perpetuarse en su sillón. Aunque para un servidor la caída del telón de acero lo que supuso no fue el fracaso de un comunismo que jamás existió, sino el fracaso del proyecto político de una burocracia soviética nacida de las entrañas del estalinismo, de lo que no cabe ninguna duda es de la pretensión por parte de los señores del capital de que miremos hacia otro lugar. Porque realmente con más de cuatro millones de parados y paradas, con cerca de un millón de hogares sin retribución salarial o prestación alguna, con más de 150.000 viviendas confiscadas por entidades bancarias por impago de la hipoteca en los dos últimos años y con un salario real que lleva perdiendo poder adquisitivo desde 1995, ¿podemos concluir en que el sistema capitalista ha triunfado? Un sistema que nos condena a periodos de crisis económica que siempre pagamos los mismos con nuestro sudor y sufrimiento ¿no ha fracasado ya el capitalismo? ¿Qué fue el crack del 29 y la segunda guerra mundial, la crisis del petróleo en los 70´, la crisis de principio de los 90, la crisis actual? ¿Cuántas veces ha de fracasar este sistema para que las clases populares admitamos su fracaso y nos dispongamos para su entierro? Crisis tras crisis no vale de nada repetir que Marx tenía razón, que la tenía, si eso no va acompañado de un reforzamiento de la confianza de la propia clase trabajadora que la haga salir de ese cerco que el neoliberalismo ha levantado alrededor de los individuos que la componen.

Habremos de decir que los experimentos los hacen ellos. Que llevan décadas experimentando cómo  extraer más plusvalía de nuestro trabajo y así nos va. Mientras estamos totalmente sumergidos en agua, parece que aún hay quien se pregunta si realmente estamos mojados. Pues ha llegado el momento de decir que no queremos tecnócratas de la explotación, que no queremos el pensamiento único del capital, que todos los argumentos que nos dieron para sumergirnos en la pesadilla neoliberal han caído uno por uno. Que no estamos mejor, ni hemos huido de la posibilidad de una crisis, sino que más bien estamos peor y ante una crisis semejante en envergadura a la de los años 30´. ¿Cuántas razones necesitamos para creer en nosotras y nosotros mismos?

DSC_4994-600x298El fin de semana pasado asistimos al mitin de Izquierda Anticapitalista en Madrid. Lo que presencié fue la escenificación de que el proyecto que comenzó hace tiempo va calando y de que las metas que nos fijamos van consolidándose paso a paso. El desfile de personas que pasaron por la tarima y su discurso, confirmaba que finalmente estamos en el corazón de muchas de las luchas que hoy día se dan en el contexto de lucha de clases en el estado español. Que el entrelazado entre izquierda social, política y sindical se va dando con una naturalidad tal que hace que el parto de un proyecto político como Izquierda Anticapitalista sea lento, pero sea. Cuando a pesar de las limitaciones, las dificultades y las diferencias, uno presencia tal cosa, no es difícil concluir en que hoy ya hemos comenzado a cumplir muchos de los objetivos más ambiciosos que nos habíamos marcado y de que sin lugar a dudas, la decisión de ir a las europeas ha generado los marcos de debate dentro de la izquierda que preveíamos y que nos dan unas buenas mimbres para construir esa herramienta que pueda intervenir de manera decisiva en la lucha de clases a favor de la clase obrera.  Este fin de semana he sentido que la crítica radical al capitalismo, no sólo se extendía en los sectores más combativos de la clase, que a día de hoy se encuentran en las barricadas contras los EREs, las privatizaciones, etc. sino que además se daba la conexión de parte de esa izquierda social y sindical con un programa político revolucionario.

Por supuesto, aún no hemos popularizado el discurso anticapitalista, cosa que habremos de hacer junto con otras gentes y corrientes que a día de hoy siguen en las barricadas, pero la necesaria cohesión entre los sectores combativos de las y los de abajo se va dando, las confianzas necesarias para golpear conjuntamente al capitalismo van surgiendo y en muchos de nosotros la seguridad para plantarle cara al capital y a su violencia se va haciendo tanto más grande conforme el sistema lo único que sea capaz de ofrecer sea explotación y desesperanza. Tenemos ganas y razones suficientes, ya va siendo el momento de salir del ghetto en que la izquierda revolucionaria ha estado encerrada en estas últimas décadas. Ya va siendo hora de tener la suficiente confianza en nosotros mismos, en tanto que clase, como para creernos capaces de generar una alternativa a este sistema de mierda. No tenemos nada que perder, sino más bien todo un mundo por ganar.

candidomoralesther8-55cf8

LA APARENTE INMUTABILIDAD DE IU

represionDesde una visión al principio muy intuitiva, un grupo de jóvenes que integró dentro del antiguo Espacio Alternativo, hoy Izquierda Anticapitalista, se resistió a integrar dentro de Izquierda Unida al considerar que su burocracia interna y sus acuerdos institucionales eran un muro que impedía el desarrollo de un izquierda combativa y revolucionaria que pudiera servir de herramienta política para la trasformación social. Fuera hacía frío, pero había más libertad de movimiento.

Fue creciendo tanto la pata de Espacio Alternativo externa a IU, que en uno de los Encuentros confederales se teorizaba sobre las patas externa e interna de la organización. Secciones regionales enteras se adherían al proyecto negando su entrada en IU y muchos jóvenes que integraban al Espacio no querían ni oír hablar de su participación en la coalición de la izquierda liderada por Frutos o por Llamazares. El acuerdo de la salida de IU como corriente interna al que se llegó en los V Encuentros confederales de noviembre de 2007 fue en realidad una constatación de esa dinámica, en la medida en la que sólo una minoría, aunque muy visible, del antiguo Espacio Alternativo integraba ya en IU. Parte de esa minoría estaba ya cansada y desesperanzada con la situación interna de Izquierda Unida. Todo este recorrido nos ha señalado que en la militancia de IU te encuentras de todo: desde lo peor hasta lo mejor, como en cualquier casa. Pero una organización, entendiendo sus discrepancias internas, se ha de criticar políticamente por lo que hace y no por la suma de las bondades-maldades de sus militantes. Y en ese quehacer comprendemos cuál es el rumbo del conjunto de la coalición y las prioridades políticas de su dirección.

Puesto que los procesos se encuentran en constante cambio, siempre es lícito repreguntarse las mismas preguntas que antaño, por lo que seguimos intentando contestar a la pregunta ¿puede hoy transformarse IU aún en un partido de ruptura con el capitalismo fiel a la clase trabajadora? A la luz de los hechos, parece que la cosa está complicada. La brutal represión de los mossos en Barcelona arroja luz sobre estos asuntos.

El día 18, los mossos entran en el rectorado de la Universidad de Barcelona a petición de un rector, amante de la libertad y cercano a la progresía pueril del PSC, y con el consentimiento del ex-comunista Joan Saura, conseyer de interior. Las dos brutales cargas que sucedieron al desalojo las conocemos por los medios. Hay que señalar que desde finales de la época franquista jamás la policía había entrado a un recinto universitario de la UB, lo que fue una victoria del movimiento estudiantil en la década de los 70. Las reacciones por parte del ámbito IU se hacen esperar. En primer lugar las juventudes de EUiA (IU en Catalunya) sacan un comunicado en el que no piden responsabilidades directas a Joan Saura. Acto seguido EUiA saca otro sin señalar responsables políticos.

Joan Saura, en una anodina declaración a la prensa, aduce algo así como errores técnicos en la carga policial. Por lo visto hay una represión “bien hecha” y otra “mal hecha” y para Saura, lo ocurrido fue un ejemplo de esto último. Willy Meyer condena la carga pero no exige responsabilidades políticas al conseyer de ICV ¿Por qué? Sólo las juventudes comunistas piden responsabilidades políticas al conseyer y la salida de la coalición del tripartito catalán. IU y PCE hacen mutis por el foro. Precisamente un día después de lo ocurrido, con una visión política “astutísima”, IU e ICV anuncian que finalmente irán juntos a las elecciones europeas. El cabeza de lista será el propio Willy Meyer, el mismo que se cuida mucho en señalar directamente a Saura y exigir su dimisión.

Los hechos de Barcelona son excepcionales por su brutalidad y por ser ordenados directamente por la progresía oficial catalana, que le arrebata una vez más el supuesto monopolio de la violencia de estado a la derecha, quien se frota las manos ante lo ocurrido. Los estudiantes, vecinos, turistas, niños y periodistas que pasaban por allí han aprendido a saber quién manda. Lo que para Saura sólo es un problema de selección, para gran parte de la izquierda no oficial es una ejemplificación de la lucha de clases, en la que sólo la clase dominante posee el arma de la violencia. IU reza para que el vendaval pase lo antes posible. Sus alianzas con la burocracia de ICV y con las instituciones catalanas pasan por encima de las tímidas alianzas con el movimiento estudiantil que cuestiona la mercantilización de la universidad pública. De mantener el discurso anti-sistema, el pacto IU-ICV será una aberración para la inteligencia de la clase trabajadora. La gravedad de los hechos no pone en duda siquiera el pacto ante las europeas, no existe un comunicado oficial de IU ni del propio PCE que exija la dimisión de Saura y la depuración de los responsables políticos y policiales, no se cuestionan siquiera la participación en el tripartito catalán. Entre los acuerdos políticos de IU con ICV no existe una perspectiva de la lucha de clases, sino únicamente los cálculos sobre el número de votos como si de una suma algebraica se tratase. La política electoral se separa y devora a la política transformadora por los propios intereses de quienes ostentan cargos públicos y dependen de un puñado de votos. Los y las jóvenes del antiguo Espacio Alternativo no andábamos tan equivocados en nuestras posiciones frente a IU.

A la izquierda de IU sigue haciendo mucho frio y el espacio que compartimos se ensancha como una vieja camisa. Los hechos de Barcelona indican que hace falta levantar un referente político de la izquierda de clase que se oponga al avance del “sálvese quien pueda” y de la derecha social. Ante un panorama desolador, es el momento de la autoconstrucción en lo político y de impulsar la unidad en las luchas. Después ya veremos.

¿AIRES DE REVUELTA?

img_4484

Escrito por intersecciones

Aún sobrevuelan los helicópteros la ciudad.  Ha sido un día intenso para el movimiento estudiantil y para la izquierda barcelonesa en general. Los estudiantes ocupando el rectorado de la UB desde hace cuatro meses eran despertados por los gritos y golpes de los Mossos d’Esquadra que llegaban para asestar un duro golpe al centro neurálgico del movimiento estudiantil catalán.

Los gritos, los golpes y la confusión se han prolongado a lo largo de la mañana, en la que los estudiantes veían como las fuerzas del “orden” cerraban la universidad y se llevaban a muchos detenidos. Las cámaras han mostrado de sobras la brutalidad que se ha utilizado para efectuar el desalojo. Lo que no sabemos aún es lo que ha pasado en los furgones: allí no hay cámaras ni ojo público. Pero amigos de detenidos han ido explicando a lo largo de la tarde que éstos han sido golpeados y torturados al llegar a las comisarías.

Tras varias acciones durante la primera mitad del día, el movimiento ha convocado una concentración en Plaça Universitat a las 8 de la tarde. Allá nos hemos juntado unas cinco mil personas pidiendo a gritos la dimisión de Saura y exigiendo la salida de los mossos de la universidad. Estábamos convencidos de que la manifestación sería “tranquila”. Bastante en evidencia se había puesto el Govern d’Entesa con la represión de la mañana como para volver a la carga en el puro centro de la ciudad y con una movilización de miles de personas. Pero hoy nada ha cuadrado y las cuentas nos han salido todas mal. Los Mossos han rodeado la manifestación y nos han impedido bajar por La Rambla. Allí ha habido la primera carga. Hemos virado entonces en Plaça Catalunya y nos hemos dirigido hacia Via Laietana pasando por el Carrer Fontanella. Se ha avanzado con rabia, con fuerza, con combatividad… La presencia de Mossos ha ido aumentando a medida que bajábamos hacia Plaça Sant Jaume y, un poco antes de Jaume I ha empezado la carga directa. Los Mossos, docenas y docenas, estaban fuera de sí. Han golpeado sin mirar a quién ni a dónde. Los porrazos se han multiplicado y han forzado a la mayoría de los manifestantes a meternos por los callejones del Born y del Gòtic. Una compañera de Revolta ha sido golpeada en la barriga y en la pierna.

A partir de entonces hemos estado donde ellos nos querían, ya que el escenario del juego se ha convertido en una ratonera y, a pesar de que cientos de personas, ya desperdigadas, hemos intentado avanzar hasta Pla de Palau, los furgones han recorrido las calles estrechas y han seguido golpeando. Cuando llegas ahí estás perdida, porque en esas calles no hay cámaras, ni testigos ni pruebas. Muchos negocios han comenzado a bajar sus persianas y algún que otro comerciante nos ha abierto la puerta para que pudiéramos protegernos. Mis compañeros y yo hemos acabado en un restaurante con varios estudiantes y, mientras nos sentábamos un momento, una joven ha empezado a gritar con rabia, casi con histeria, preguntando a todos y a nadie “si no nos dábamos cuenta de lo que está pasando en esta ciudad. Están torturando a estudiantes!”

Creo que no estábamos preparados para esto. Mentalmente quiero decir. A pesar de que la tensión ha ido subiendo durante los últimos meses, nunca pensé que el govern decidiría atajar por lo sano, por lo bruto, por lo fascista. Pensaba mientras buscábamos un bar alejado de los furgones que hay que ser gilipollas para repartir porrazos entre estudiantes jóvenes y gente no tan joven en el mero centro de Barcelona en un día como éste. ¿Realmente el govern había agotado todas sus posibilidades para llegar a una “solución” tan deslegitimadora? ¿para ponerse (de nuevo) en evidencia de esta manera? Mientras intentaba animarme pensando, recordando vagamente a Gramsci, que quizás estén desesperados, un compañero me ha replicado que “lo hacen porque se lo pueden permitir: no tienen a nadie a la izquierda”.

Pero si que tienen a alguien. Nos tienen a nosotros. A los miles de personas que estábamos hoy en la calle. A los muchos que nos estamos organizando y trabajando duro para construir una alternativa política a la izquierda institucional: que sea combativa, que sea radical, que mire al sistema de frente, que lo  sacuda, que lo cambie de arriba abajo. Y nos tienen para rato. Somos pocos y pequeños, pero mañana volveremos y seguiremos estando al lado de l@s estudiantes, de las trabajadoras, de todas las personas que están cargando sobre sus espaldas no sólo esta crisis sino el peso entero del sistema desde hace demasiado tiempo. Quizás la crisis y los mossos estén imparables… pero también nosotros. Huelo aires de revuelta y no creo que el olfato me traicione esta vez.

LA ONU PIDE AL GOBIERNO ESPAÑOL MÁS GARANTÍAS PARA LIMITAR EL DERECHO A LA PARTICIPACIÓN POLÍTICA

Para comprender un poco el estado de excepción política que ocurre en Euskal Herria, pego esta noticia que enlaza con el informe de la Naciones Unidas sobre el seguimiento de los derechos humanos en el estado español. A la ONU la podemos, con mucho criterio, acusar de muchas cosas. Entre estas cosas no se encuentra la de ser sospechosa de ser de extrema izquierda.

Noticia tomada de Kaos en la red

Es inaceptable dice, que se prohíban “agrupaciones que se han creado con el único fin de presentarse a las elecciones y de cuyas actuaciones anteriores, en consecuencia, no se tiene prueba alguna”,

La ONU pide al Gobierno español más garantías para limitar el derecho a la participación política

El Relator Especial de la ONU sobre la promoción y la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo, Martin Scheinin, ha hecho público un informe en el que pide al Gobierno español más garantías procesales a la hora de excluir a determinadas candidaturas de la participación en las elecciones, a la vez que expresa su preocupación por las denuncias de torturas realizadas en periodo de incomunicación.

  • Informe íntegro
  • 05/02/2009 14:09:00

    NUEVA YORK-. Martin Scheinin ha recogido en un informe de 26 páginas la conclusiones de la visita que realizó del 7 al 14 de mayo al Estado español y a Euskal Herria a fin de evaluar si las medidas “antiterroristas” adoptadas por el Gobierno español afectan a los derechos humanos.

    El Relator Especial de la ONU sobre la promoción y la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo llega a la conclusión de que “ciertas definiciones jurídicas de los delitos de terrorismo no respetan plenamente el principio de legalidad, expresa su preocupacion por las “alegaciones de tortura y otros malos tratos” realizados por los detenidos en régimen de incomunicación”, y recomienda una serie de actuaciones para que las medidas “antiterroristas sean plenamente compatibles con las normas internacionales de derechos humanos”.

    Entre las recomendaciones, además de las referidas a la definición y a las normas relativas a los delitos de “terrorismo”, Scheinin aconseja al Gobierno español que la ilegalización de una organización se realice “en el marco de un respeto irreprochable de las condiciones requeridas para restringir la libertad de asociación y de expresión” y destaca que las medidas que pueda adoptar el Estado para limitar el derecho a la participación política “deben ser de carácter estrictamente excepcional y estar previstas en la ley”.

    Así, el Relator Especial propugna “mecanismos jurisdiccionales que ofrezcan las garantías procesales más rigurosas a los destinatarios de decisiones judiciales encaminadas a excluir de la participación en las elecciones a determinados candidatos por considerarles vinculados a partidos políticos ilegalizados por sus conexiones con una organización terrorista”.

    Audiencia Nacional, incomunicación, tortura

    Scheinin considera que “ello reviste especial importancia cuando se trata de agrupaciones que se han creado con el único fin de presentarse a las elecciones y de cuyas actuaciones anteriores, en consecuencia, no se tiene prueba alguna”.

    Otra de las recomendaciones que hace el representante de la ONU se refiere a la Audiencia Nacional. PIde al Gobierno español que “considere la posibilidad de trasladar la competencia para los delitos de terrorismo a los tribunales ordinarios, en lugar de reservarla a un solo tribunal central especializado, la Audiencia Nacional”.

    Igualmente, recomienda al Estado que reduzca el recurso a la prisión provisional en los casos asociados a la “noción de terrorismo”, pide la “completa erradicación de la detención incomunicada, que se apliquen “sistemáticamente” medidas de prevención de la tortura y malos tratos, y que siempre que “haya motivos para creer que se han infligido malos tratos, se proceda a una investigación pronta, independiente, imparcial y completa y se lleve ante la justicia a los autores de esas infracciones”.

    PALESTINA: LA CARITA DE CARNERO DE ZAPATERO

    Zapatero y los suyos lloran las muertes en Gaza. Hace 6 meses España vendió material bélico a Israel por valor de un millón y medio de euros. ¿En serio pensaban Zapatero y Moratinos que ese armamento en manos del Estado sionista de Israel no iba a ser utilizado contra la población civil palestina? No contentos con ello, los sátrapas socialistas censuran los discursos que denuncian la venta de armamento a países en conflicto por parte del Estado Español, como el discurso censurado del periodista Gervasio Sánchez, en la entrega del premio Ortega y Gasset. Discurso que cuelgo más abajo, ya que ejemplifica las relaciones entre los países dominados y los dominantes, y además ayudo a divulgarlo un pelín que eso siempre tocará un poquito los genitales a quienes han intentado silenciarlo. Y a mi, evidentemente, eso me mola.

    Gracias a Roxana por enviarme el discurso

    Discurso censurado del periodista de guerra Gervasio Sánchez

    Éste es el discurso que pronunció Gervasio Sánchez, ejemplar periodista de guerra que ha recorrido el mundo para denunciar las calamidades de los numerosos conflictos armados que asolan a tantos pueblos. Ha sido elegido Mejor Periodista del Año en diversas ocasiones y nombrado por la ONU “Enviado especial de UNESCO para la paz” en el 50 aniversario de la Declaración Universal de DDHH. Pues bien, éste hombre ejemplar fue galardonado por El País con su Premio Ortega y Gasset el pasado 7 de mayo. A la entrega del premio asistieron la vicepresidenta del gobierno, ministros y varios prebostes socialistos deseosos de aprovecharse de la honorabilidad del periodista y soñando con los votos que podría reportarles el ser asociados por la ciudadanía a este gran hombre y a los valores que representa. Pero quien no calla ante la amenaza de los fusiles, tampoco lo hace ante la hipocresía de lo políticamente correcto y sus cantos de sirena, ante la tentación de llevarse bien con los que mandan y ser vocero de su mentira a cambio de dinero y fama de oropel. Por eso dijo lo que dijo…y por eso al día siguiente ningún periódico, empezando por El País mismo, mencionó ni tan siquiera su discurso. Una muestra más de como la prensa vela por nuestra información. Aquí tenéis el texto íntegro.

    “Me avergüenzo de mis representantes políticos”

    Estimados miembros del jurado, señoras y señores:

    Es para mí un gran honor recibir el Premio Ortega y Gasset de Fotografía convocado por El País, diario donde publiqué mis fotos iniciáticas de América Latina en la década de los ochenta y mis mejores trabajos realizados en diferentes conflictos del mundo durante la década de los noventa, muy especialmente las fotografías que tomé durante el cerco de Sarajevo.

    Quiero dar las gracias a los responsables de Heraldo de Aragón, del Magazine de La Vanguardia y la Cadena Ser por respetar siempre mi trabajo como periodista y permitir que los protagonistas de mis historias, tantas veces seres humanos extraviados en los desaguaderos de la historia, tengan un espacio donde llorar y gritar.

    No quiero olvidar a las organizaciones humanitarias Intermon Oxfam, Manos Unidas y Médicos Sin Fronteras, la compañía DKV SEGUROS y a mi editor Leopoldo Blume por apoyarme sin fisuras en los últimos doce años y permitir que el proyecto Vidas Minadas al que pertenece la fotografía premiada tenga vida propia y un largo recorrido que puede durar décadas.

    Señoras y señores, aunque sólo tengo un hijo natural, Diego Sánchez, puedo decir que como Martín Luther King, el gran soñador afroamericano asesinado hace 40 años, también tengo otros cuatro hijos víctimas de las minas antipersonas: la mozambiqueña Sofia Elface Fumo, a la que ustedes han conocido junto a su hija Alia en la imagen premiada, que concentra todo el dolor de las víctimas, pero también la belleza de la vida y, sobre todo, la incansable lucha por la supervivencia y la dignidad de las víctimas, el camboyano Sokheurm Man, el bosnio Adis Smajic y la pequeña colombiana Mónica Paola Ojeda, que se quedó ciega tras ser víctima de una explosión a los ocho años.

    Sí, son mis cuatro hijos adoptivos a los que he visto al borde de la muerte, he visto llorar, gritar de dolor, crecer, enamorarse, tener hijos, llegar a la universidad.

    Les aseguro que no hay nada más bello en el mundo que ver a una víctima de la guerra perseguir la felicidad.

    Es verdad que la guerra funde nuestras mentes y nos roba los sueños, como se dice en la película Cuentos de la luna pálida de Kenji Mizoguchi.

    Es verdad que las armas que circulan por los campos de batalla suelen fabricarse en países desarrollados como el nuestro, que fue un gran exportador de minas en el pasado y que hoy dedica muy poco esfuerzo a la ayuda a las víctimas de la minas y al desminado.

    Es verdad que todos los gobiernos españoles desde el inicio de la transición encabezados por los presidentes Adolfo Suarez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero permitieron y permiten las ventas de armas españolas a países con conflictos internos o guerras abiertas.

    Es verdad que en la anterior legislatura se ha duplicado la venta de armas españolas al mismo tiempo que el presidente incidía en su mensaje contra la guerra y que hoy fabriquemos cuatro tipos distintos de bombas de racimo cuyo comportamiento en el terreno es similar al de las minas antipersonas.

    Es verdad que me siento escandalizado cada vez que me topo con armas españolas en los olvidados campos de batalla del tercer mundo y que me avergüenzo de mis representantes políticos.

    Pero como Martin Luther King me quiero negar a creer que el banco de la justicia está en quiebra, y como él, yo también tengo un sueño: que, por fin, un presidente de un gobierno español tenga las agallas suficientes para poner fin al silencioso mercadeo de armas que convierte a nuestro país, nos guste o no, en un exportador de la muerte.

    Muchas gracias.

    80513_gervasio-sanchez-victima_minas_antipersona_mozambique

    « Older entries