LA SOCIALDEMOCRACIA EN EL FILO DE LA NAVAJA: LA INMIGRACIÓN

rosamarchitaEl 17 de septiembre se aprobó la reforma de la ley de extranjería con los votos del PSOE, CiU y CC.

El PSOE lo tiene complicado. Ante una crisis que pulveriza los contadores de parados, las tibias políticas sociales del gobierno que menor gasto social per capita tiene de la Europa de los 15 (países con rentas parecidas a las nuestras) no son más que un vacuo intento de echar tierra de por medio entre ellos y la cada vez más derecha del PP. Como ya hicieron los gobiernos fascistas en su momento (alemán, italiano y español), el Gobierno Zapatero culpa a los inmigrantes de la crisis y endurece las políticas de inmigración. En breve, respecto a inmigración, ésta es la opción que ofrece la progresía nacida de la transición modélica que, no por casualidad, ha dado lugar al estado menos social de los que hoy componen la comisión europea:

1-      Aumento de 40 a 60, de los días de retención en un CIE. Los CIEs (Centros de internamiento para exgtranjeros) se crean en 1985 y su finalidad es la de retener a las personas que se encuentran en situación irregular hasta su expulsión o repatriación. Aunque no son centros penitenciarios, poseen un régimen similar al carcelario, con la excepción de que quien se encuentra en su interior no ha cometido delito alguno, sino una falta administrativa (estar en situación irregular). Efectivamente, aunque muchas veces se han comparado con centros penitenciarios, lo cierto es que poseen más características en común con los limbos jurídicos tipo Guantánamo: 1) en el CIE no existe un régimen interno, 2) los retenidos no poseen protección judicial alguna, ya que son los propios “carceleros”, es decir la Dirección General de Policía, quienes monitorizan sus derechos, 3) Nadie, salvo la policía y los internos puede acceder al interior de un CIE, 4) el tratamiento es carcelario: vigilancia, revisión de los efectos personales, etc. 5) régimen estricto de visitas bajo la presencia física de un policía. El 29 de mayo de 2008 Zapatero decía tajantemente “Guantánamo no debe existir” . Pero claro, se refería a otro mucho más famoso. Nuestros Guantánamos, no sólo deben existir, sino que deben retener durante más tiempo a los inmigrantes.

2-      Para el reagrupamiento familiar se necesitaran 5 años de residencia en lugar del año existente hasta ahora. “Y sin política de conciliación, sin una política de conciliación decidida y eficaz, no es posible la igualdad en la familia. Sin política de conciliación las mujeres siempre salen perdiendo. Esta es la verdad y debemos reconocerlo los primeros, los hombres” Estas eran las palabras de nuestro querido presidente en la Conferencia de las Familas el 20 de enero de 2008. Y efectivamente la nueva reforma de la ley de extranjería ofrece realmente una nueva manera de solucionar el problema de la conciliación entre vida familiar y laboral, ya que si no hay familia, no hay nada que conciliar. Y es que si hay que hacer la cuadratura del círculo, lo mejor es borrar el círculo con una buena goma y dibujar sobre él un cuadrado.

3-      2 días después de aprobar esta aberrante ley, el presidente pronunció la siguientes palabras: “Sí, así afrontamos nosotros los momentos más difíciles … con un fuerte apuesta por la solidaridad … porque sabemos que, aún en un momento de recesión económica grave, la crisis no afecta por igual a unos que a otros. Hay algunos … que les afecta de una manera muy directa, muy grave y muy seria. Esos son a los que han de volcarse nuestras políticas y nuestras preocupaciones. Y cumplimos con ese compromiso de ser el partido que garantiza la cohesión social, la solidaridad y la estabilidad social en nuestro país.” Cabe recordar que la ley sube las multas a los inmigrantes en situación irregular de un máximo de 60.000 a un máximo de 100.000. Parece, por tanto, que el presidente no considera a los inmigrantes ilegales como sectores a cohesionar socialmente. Son ciudadanos sin derecho a ciudadanía, tal y como ocurría en las polis griegas con los esclavos. Y para hacer gala de la solidaridad y la estabilidad social, además ofrece la novedad de multar con hasta 10.000 euros a aquellas personas que ayuden o acojan a un inmigrante ilegal.

4-      No se reconoce el acceso a la educación no obligatoria. Es decir, que los inmigrantes que no tengan la residencia, no tendrán acceso ni al bachillerato ni a los ciclos superiores de FP ni a la universidad. Una excelente oportunidad para hacer de los ghettos sociales fábricas inagotables de trabajo no cualificado.

Una vez más, la retórica progresista del PSOE no pasa el examen de los hechos.

En un momento en que la inmigración es el caballo de batalla de la extrema derecha, el Gobierno pone sobre la mesa un endurecimiento de la política de inmigración que refuerza las tesis conservadoras de que la escasez de trabajo es debida a la competencia  entre trabajadores nativos y extranjeros. Mientras los inmigrantes sean los responsables del paro, nadie mirará a ese 468% más de Expedientes de Regulación de Empleo que las autoridades laborales  han aceptado este año respecto a 2008. Incapaz de enfrentarse a las clases que nos han llevado a la bancarrota, la socialdemocracia se ha metido en su propio callejón sin salida. Señala a los inmigrantes como los culpables de esta crisis. En Italia una reforma de extranjería similar ha sido llevada a cabo por una de las derechas más rancias de Europa (Berlusconi). El  mismo papel en el estado español ha sido reservado para los socialistas. Mientras, el sainete del partido obrero nos es representado sobre las mismas tablas en que Juan Carlos se disfraza de adalid de la libertad, Don Manuel de gran estratega de la democracia y Santi de crítico sagaz de la izquierda.

OBAMA INSALUBRE

ROBADO VILMENTE DE HUMOR DIFÍCIL