SLAMDOG MILLIONAIRE. CONFITURA DE LOPE DE VEGA Y BELTOR BRECHT

¿Qué significa Slamdog Millionaire para la India de hoy?

Hablar de Slamdog Millionaire desde el punto de vista de la historia es hablar de Vikas Swarup, el autor de la novela Q and A que inspiró al autor del guión de la afamada película. Vikas ha trabajado en el Servicio de Extranjería de la India desde 1986 y ha sido diplomático en Turquía, Estados Unidos, Etiopía y Gran Bretaña.

La India ha sido denominada, junto con China, como país emergente. No en vano, el crecimiento económico indio de la última década ha sido muy superior a la media mundial, e incluso en términos de tasa de crecimiento superior a la de muchos de los países centrales. Durante el trienio que comprende desde 2003 a 2006, la tasa anual de crecimiento del PIB ha sido del 8,1%. La clase media, según el Nacional Council of Aplied Economic Research, pasó de 24 a 87 millones de personas desde 1995 a 2005. Nadie mejor que Vikas Swarp, en calidad de diplomático, conoce mejor esta realidad. En ningún lugar como en la India podría recuperarse el viejo argumento del salto de la miseria a la riqueza con mayor credibilidad. Los viejos barrios chabolistas dan lugar a rascacielos que albergan oficinas de las multinacionales más poderosas del mundo. Pero Slumdog Millonaire no es sólo un “revival” del Perro del Hortelano. El Jamal Malik de la India del siglo XXI no es el Teodoro de la España del siglo XVII por razones obvias. El principal obstáculo que se podría encontrar este argumento es el propio armazón cultural hindú, el cual establece una estructura jerárquica en castas sociales que sólo podrán ser rebasadas tras la reencarnación. A fin de salvaguardar la paz social las leyes del karma establecen el principio de acción reacción, por lo que si alguien ha sido malo en esta vida será degradado socialmente en la siguiente y viceversa. El destino por tanto es el sino que condiciona a las personas más allá de esta vida. Esta creencia choca de lleno con la situación actual en la India en la que ha habido un crecimiento del número de personas que han ingresado en la “clase media” y han aumentado su bienestar según los criterios de la OCDE, es decir, aumentando su nivel de consumo. Esto ha roto la creencia tradicional y puede haber dado paso a una especie de sueño americano a lo indio, que se percibe constantemente en la película: “India es el centro del mundo y yo estoy en el centro del centro” dice uno de los personajes salido de un tugurio en Mombai. El sueño de que el salto de la marginalidad a la opulencia puede darse en esta vida condicionado por el destino, es por tanto una trasposición de las leyes del karma a esta vida, ya que los cerca de 900 millones de indios que viven en la pobreza material más absoluta han visto que más de 60 millones han dado un salto económico de envergadura en los últimos 14 años. La India como país emergente no ha sabido sacar de la marginalidad a gran parte de su población, pero puede haber generado un subconsciente social capaz de hacer de un ganador de un concurso de televisión todo un héroe nacional que represente la esperanza de los marginados y los oprimidos. Jamal Malik, en el último escalón social, y dada su nobleza innata, ha ganado 40 millones de rupias y se ha quedado con la chica. El destino ha hablado, esta vez sin la muerte de por medio.

El comienzo de la película me recordó a La opera de los tres peniques de Beltor Brecht. Podríamos incluso hacer analogías con muchos de los personajes más importantes, incluido el propio Maki Navaja. En esta obra teatral, Brecht nos habla de que el capitalismo es capaz de extraer plusvalías hasta de la indigencia, haciendo de ésta una empresa como otra cualquiera. La mafia, tema de moda tras el libro y la película Gomorra, no hace sino gestionar una parte de la acumulación capitalista. Sobre los antiguos barrios chabolistas que no eran sino lugares de reclutamiento de la mafia que gestionaba la indigencia, amén de la prostitución y otros negocios, aparecen ahora los edificios de las grandes corporaciones internacionales que gestionan el actual crecimiento económico en la India. La mafia ha cambiado de cara, pero continúa siendo la misma. En la India de hoy la extracción de plusvalor se ha diversificado y el principal ejemplo lo da la propia película. Hablo de las agencias de teleoperadores que se instalan en la India a fin de abaratar los gastos salariales, aumentando así los beneficios y mejorando su competitividad a nivel internacional. Es muy probable que los contratos y los permisos de tales empresas hayan pasado por delante de las narices de Vikas Swarup. En la India moderna el capitalismo también ha sabido explotar tanto el trabajo de los niños ciegos pedigüeños como el de los asistentes tele-operadores, cosificando trabajos a priori improductivos.

El sueño de la promoción individual en el capitalismo de un país emergente como la India ha dejado una huella más que visible en la película ganadora de 8 oscars. La podremos acusar de cualquier cosa, pero no de no ser un escaparate de la psique social y del nivel de desarrollo del capitalismo en aquel país, hasta hoy emergente. Falta por tanto ver como todo este caldo se entremezcla con el contexto de crisis económica internacional.

slumdog_millionaire

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: