CUANDO SE PIERDE EL PULSO CON LA REALIDAD. Reflexiones sobre el artículo “Europa: espacio de lucha” de Toni Negri

En el último número del periódico DIAGONAL, aparece un artículo de Toni Negri bajo el título “Europa: espacio de lucha”.

De nuevo Negri, vuelve a abrir temas de debate interesantes que mucho tienen que ver con los distintos proyectos de reagrupación a la izquierda del social liberalismo en Europa. El paradigma sobre el que discute en el artículo es el siguiente: ¿Hemos superado en Europa las fronteras nacionales en lo que respecta a la construcción de estos proyectos?

Por supuesto, la apuesta de Negri nada tiene en relación a la construcción de esos proyectos a nivel de organizaciones o partidos políticos. Sin embargo, comienza su artículo asestando una dura crítica a dos de esos proyectos sobre la base de su oposición al Tratado Constitucional Europeo, que no queda claro si el propio Negri defiende. Esos dos proyectos, que poco tienen que ver en su proceso de construcción y composición y que políticamente, de facto, representan dos tendencias políticas distintas (al menos en su nacimiento) y que sólo comparten nicho ecológico a la izquierda del oficialismo social liberal, son: el Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) encabezado por la LCR en Francia y Linke en Alemania. De estas agrupaciones dice que “Estos partidos y partidillos no han dejado de ser republicanos, corporativos y, cuando no lo son, consideran que sólo pueden reproducirse sobre una base nacional y que sólo dentro de esas dimensiones pueden construir un programa.” Y se queda tan pancho. “La construcción de Europa y el proyecto de una línea política comunista caminan juntos.”

Desde la lógica anterior, el autor sitúa a la extrema izquierda europea en el campo del “anti -europeísmo”. Un anti-europeísmo coincidente con la política del Gobierno estadounidense y con los intereses del mundo económico y financiero atlántico. Lo que uno percibe tras leer semejantes aseveraciones es que la posmodernidad ha pulverizado las herramientas dialécticas necesarias para hacer análisis de clase.

A la hora de elaborar estrategia política, la confusión entre los verbos ser y deber ha causado estragos en la historia del movimiento obrero. Pero es dentro del romanticismo de la autonomía obrera donde esta contradicción se refleja de una manera más clara, sin por supuesto, estar el resto de familias políticas de la extrema izquierda libres de pecado. Las conclusiones de Negri no caen del aire, sino que son consecuencia de un análisis de la situación político-económica internacional, en la que percibe, como otros muchos autores de diversas corrientes apuntan hoy día, que el unilateralismo estadounidense está en crisis. En este contexto, existiría, según el autor, una contradicción entre los intereses imperialistas estadounidenses y la construcción y consolidación de Europa. Por estas razones, deduce que la “unidad europea es una tarea que hay que llevar a cabo, una responsabilidad que hay que asumir”. Y como DEBEMOS asumirla, la realidad nos da igual. Nos da igual que la reglamentación a nivel europeo sólo tiene aplicabilidad en cada Estado miembro cuando éste desarrolla su legislación. Nos da igual que aún estamos muy al principio en lo que respecta a la existencia de un mercado de trabajo europeo, y que la Unión Europea a penas haya comenzado a andar en materia laboral (tal vez, la Directiva de las 65 horas marque un punto de inflexión en esto). Nos da igual que existan marcos laborales que podamos encerrar aún en los límites del Estado Nación, a pesar de los procesos globales y europeos. Nos da igual que los salarios sí entiendan de realidades nacionales. Nos da igual que aún existan diferencias en cuanto al nivel de vida de los distintos estados miembros. Es decir, nos da igual que aún las realidades que rodean a la clase trabajadora de los distintos estados europeos sean sustancialmente diferentes. Negri ha dado con la clave, y cual párroco ha señalado la senda de la redención de la izquierda y todo lo demás es mezquino y “corporativo”. He aquí un ejemplo de cómo teoría y práctica pueden llegar a enfrentarse encarnizadamente, al confundir en nuestra elaboración estratégica los verbos ser y deber.

Por supuesto, que los procesos globales y europeos existen. No hay nada más que ver la línea coherente entre el AGCS (Acuerdo General del Comercio de los Servicios) de la OMC, la construcción del Espacio Europeo de Educación Superior y los Reales Decretos que en el estado español modifican la realidad universitaria. Pero a la hora de analizar estas reformas, hay a quienes nos pone cachondo hacerlo desde una perspectiva de clase. Ya ves, caprichos que tiene uno. Desde esta lógica me resulta incomprensible el ataque hacia la extrema izquierda europea por oponerse al Tratado Constitucional Europeo. ¿Qué hubiera sido preferible para el autor? ¿A qué se refiere con lo de la unidad europea? ¿Es preferible la unidad europea sobre una base neoliberal a nada? ¿Sería preferible un imperialismo con Europa a la cabeza a uno made in USA? ¿A qué se refiere con lo del anti europeísmo de la extrema izquierda? ¿Es anti europeísta oponerse al Tratado Constitucional Europeo? ¿Es una tarea de la izquierda alentar el Tratado de Lisboa? Porque tal vez, lo que propone el autor es mirar hacia otro lado cuando todo esto ocurra porque en definitiva es bueno hacer más profundo el Atlántico. Cuando extirpamos el análisis de clase de los procesos nos quedamos en la ceguera más absoluta. Por esta razón no sorprende que el autor llegue al extremo de acusar a la LCR casi de chovinismo, porque es incapaz de ver el análisis de clase que se esconde detrás del NO a muchas de las reformas europeas y que dista mucho de ser nacionalista, ya que está en el origen mismo del internacionalismo proletario.

Por supuesto que hay que tejer complicidades y alianzas a nivel de la izquierda revolucionaria europea, pero de ahí a acusar de corporativismo a aquellos proyectos que se están construyendo en cada contexto estatal hay un salto demasiado grande que sólo es posible darlo cuando la realidad que vemos no es la que es sino la que queremos ver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: